Más de 1.000 marcas comercializan franquicias en la economía argentina a través de unos 37.000 puntos de venta, y representan el 22% de las ventas minoristas a nivel nacional, destacó la presidenta de la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias (AAMF), Susana Perrotta.


En ocasión de la presentación de la edición 2019 de la Expo Franquicias Argentina, que se realizará del 28 al 30 de agosto en La Rural de Palermo, la directiva aseguró que el sistema del franchising se consolidó "como uno de los sectores más importantes de la economía, y un espacio en el cual obtener alternativas de inversión de bajo riesgo".
Perrotta explicó que las franquicias generan cuatro veces más personal que la industria automotriz, y que durante 2018 movilizaron US$12.500 millones con índices en alza que permiten estimar una participación del 2,35% en el Producto Bruto Interno (PBI).
La magnitud del fenómeno de las franquicias, con cifras actualizadas a 2019, reflejan que más de 1.000 marcas participan del sistema a través de unos 37.000 puntos de venta, lo que les permite representar un 22% de las ventas internas minoristas a nivel nacional.
"Hoy el 92% de las franquicias presentes en el país son de origen nacional", afirmó la presidenta de la AAMF, quien detalló que el sistema del franchising se popularizó tras la masiva llegada de franquicias extranjeras. Incluso en los momentos de contracción de la economía, en los que numerosas franquicias extranjeras se retiraron de nuestro país, el sistema "logró mantener su tendencia de crecimiento y permitió a muchas empresas expandir sus marcas e incrementar sus negocios", remarcó la titular de la AAMF.
Para Perrota, la Ley de Franquicias Comerciales que entró en vigencia con el nuevo Código Civil, fue "el aporte más importante a la profesionalización del franchising en el país". Promovida por la AAMF, "la ley generó nuevos derechos y obligaciones para ambas partes (empresas franquiciantes e inversores franquiciados), que protegen a todos los involucrados en cuanto a la relación entre las partes, los alcances de su responsabilidad sobre los resultados comerciales y de la relación contractual con los empleados".
Los inversores interesados en franquiciar acceden a un “sistema probado”, en el cual las empresas franquiciantes deben contar con al menos dos locales operando, y presentar dos ejercicios anuales cerrados que permitan ofrecer garantías reales de los resultados esperables en cada franquicia. 
Por estos motivos, "un nuevo comercio franquiciado no se embarca en una aventura comercial como lo hace un emprendimiento independiente, ni una marca franquiciante puede experimentar la expansión de su marca a partir de inversiones de terceros", explicó la presidenta de la AAMF.