Imprimir

En este 2019 el crecimiento en el sector franquicias solo fue de entre 8 y 9 puntos porcentuales, debido que el país no solo vivió un cambio de gobierno sino de sistema.

 

Así lo indicó Francisco Lobato Galindo, presidente de la Red Mexicana de Franquicias (RMF), quien comentó que esta es la primera ocasión en años recientes que el alza será solo de un dígito. 

Cabe referir que en año pasado los franquiciatarios cerraron con un incremento de 19 por ciento. Es un reacomodo del sistema el que estamos enfrentando.

Las inversiones extranjeras no solamente se mantuvieron con relación al año anterior sino que se mejoraron.

Lo sabemos porque a final de cuentas la economía está recayendo más en el consumo interno y eso favorece mucho a los negocios que nosotros representamos. 

Aunque el líder del sector indicó que era un escenario que era previsible, al cierre de 2018 había estimado que el crecimiento para este 2019 sería de hasta 25 por ciento.

Francisco Lobato consideró que el 2020 será mejor para los negocios, los cuales no solo se consolidarán sino que emprenderán planes de expansión.

Lo anterior a pesar de que en el año que está por iniciar se eliminará la deducibilidad que pagan franquiciatarios a marcas extranjeras, principalmente de Estados Unidos y Canadá

No obstante, para el caso de las mexicanas sí permanecerá este beneficio, lo que convertirá a las franquicias de este país en una mejor opción para los inversionistas.

Esa condición quedó intocada en el acuerdo de libre comercio, no fue punto de observación y queda simple y sencillamente sujeto a las nuevas reglas que a partir de 2020 tiene la reforma fiscal.  

En ese contexto, el presidente urgió a ampliar la base contribuyentes, al acusar que actualmente son pocos los que están cargando con el costo de erario.

Indicó que ocho de cada 10 mexicanos económicamente activos evaden impuestos porque trabaja en la informalidad.

Lobato Galindo sentenció que si continúa el “acoso” a quienes sí tributan, en un futuro no muy lejano las empresas podrían pasarse al sector informal, puesto que les

resulta más atractivo debido a que ahí -en su opinión- hay premios, impunidad y no se padecen asaltos.  

Muchas empresas, dadas estas condiciones, evaluarán cerrar sus cortinas y pasarse al comercio informal, ya sea a través del comercio ambulante o también a través del

comercio en internet que es difícil de rastrear, difícil de cercar y casi inaccesible para el SAT y las Unidades de Inteligencia Financiera, concluyó. 

Visto: 121