Rodrigo Domenzain, el CEO de AgroCoin, un proyecto que, como su nombre lo indica, está vinculado con la agronomía y la siembra de Chile habanero en México,

fue detenido esta semana en la localidad mexicana de Quintana Roo por diversas acusaciones que pesan en su contra por presuntas estafas y fraudes que habría cometido contra inversores mexicanos.

La noticia de su detención se hizo notoria en medios nacionales mexicanos como Excelsior y en medios internacionales como Russia Today. El autodenominado “rey del chile habanero” tenía una supuesta franquicia denominada “Amar Hidroponia”. Por medio de esta franquicia fue atrayendo inversores convenciéndoles de que tenía un exitoso negocio de producción y venta de chile habanero hasta los Estados Unidos. Según el esquema que presentaba a los inversores de Amar Hidroponia, se podía obtener una ganancia de 6 millones de pesos mexicanos (305.000 dólares estadounidenses aproximadamente) a cambio de 2 millones y medio (130.000 dólares aproximadamente). 

Basándonos en las estimaciones de los abogados de las víctimas, el monto defraudado asciende a unos 400 millones de pesos mexicanos (unos 20 millones y medio de dólares aproximadamente). Los medios de comunicación comentan que Domenzain ya tiene un historial de fraudes en su haber y que la promoción de la Initial Coin Offering (ICO) de AgroCoin en el 2017 solo forma parte de otra de sus estafas.

¿De qué trata AgroCoin? 
La verdad detrás de AgroCoin es tan complicada como la situación que se le avecina a Domenzain. Cuando se presentó a la venta el millón de tokens de AgroCoin se estableció que cada token estaba respaldado por 1 metro de hectárea de sembradío de Chile habanero. Los inversores obtendrían “ganancias” por su supuesto metro cuadrado de siembra, rendimientos que podían ser de hasta un 30% anual. 

Aunque parezca irreal, la compañía reportó los dividendos para los inversores y poseedores de tokens de AgroCoin. Así lo reseñó el medio mexicano El Economista, en abril del 2018, unos meses después de la primera “preventa” de tokens. Los reportes dijeron que 76 inversionistas fueron los que recibieron sus ganancias por un total de 212 mil pesos mexicanos (10.800 dólares aproximadamente). Más allá de este anuncio, no se obtuvieron más noticias acerca de los supuestos retornos de inversión que estaba brindando la AgroCoin para los inversionistas de la moneda.

Llegamos al 2019 y la información que si salió posteriormente fue que Domenzain y AgroCoin se iban a focalizar en el mercado legal de la marihuana dentro del comercio mexicano. Según un reportaje presentado por el medio Russia Today,  AgroPot/AgroCoin fue presentada ante las autoridades mexicanas e inclusive fue también evaluada por una comisión de la UNESCO de las Naciones Unidas, para poder utilizar una criptomoneda en los procesos de compra-venta de marihuana.

Domenzain logró “vender” la idea de utilizar la criptomoneda como forma de pago por considerar que así el gobierno podía obtener un registro pormenorizado y al detalle de las distintas transacciones que podían hacerse alrededor de la marihuana, buscando así detectar en todo momento evitar la venta de droga procedente del narcotráfico.

Russia Today reseña en el artículo de investigación presentado que el proyecto de AgroCoin y sus respectivos tokens estaba respaldado por hectáreas de producción de chile habanero pero que serían transformadas por cultivo de cannabis, la planta de donde proviene la marihuana. Según las estimaciones presentadas por Domenzain, la siembra de Cannabis estaría valorada en 2 millones de dólares.

Además de este dato, Domenzain mencionó en el reportaje de Russia Today otra información que hasta el momento los inversores de AgroCoin “desconocían”. El CEO reportó que al momento del anuncio existían ya 150 mil AgroCoins circulando pero que ahora esperaban emitir 4 millones de tokens más al mercado. Según lo que mencionó también al momento, los poseedores de estas monedas tenían la posibilidad de utilizarlas para comprar distintos productos provenientes del cannabis en el Marketplace de AgroPot y en la aplicación desarrollada por ellos. No hace mención en ningún momento de rendimientos como anteriormente si se decía sobre la moneda.

A pesar de no hacer mención a los rendimientos y ganancias para los poseedores de tokens, si se menciona de forma clara la mejoría en la rentabilidad que ofrece la siembra de marihuana en lugar del chile habanero. Domenzain mencionó en su momento que una hectárea de sembradío de cannabis reportaba una ganancia de 3 millones de dólares frente a los 103 mil dólares que reporta una hectárea de chile habanero. Lo curioso de este dato es que el monto reseñado en esta oportunidad difiere del monto que brindó cuando buscaba convencer a los inversores para que entraran en su franquicia de siembra de chile.

No obstante, la legalización de la marihuana en México no llegó tan rápido como se lo esperaban los expertos y empresarios. Luego de un intenso movimiento en los meses de marzo-abril del presente año, el tema ha ido quedando en un segundo plano dentro de la agenda del gobierno de López Obrador y el impulso gubernamental ha ido mermando.

Esta falta de legalización produjo que AgroCoin nunca se llegara a realmente vincular con la siembra de cannabis y posterior venta de marihuana como planteó Domenzain. En medio de esta incertidumbre entre la legalización o no de la marihuana también se han encontrado los inversores de la AgroCoin puesto que ahora no conocen qué es lo que supuestamente “respalda” al proyecto, chiles habaneros o planes para cannabis.

Para poder conocer un poco más sobre el proyecto, tratamos de entrar en la página oficial de AgroCoin, sin embargo, nos resultó imposible visualizar cualquier tipo de información puesto que todos los botones internos de la página nos dirigen hacía el link de registro dentro de la plataforma, lo que implica que se nos exige registrarnos primero para poder visualizar su interior. Así mismo, tratamos de acceder a su sección de “Preguntas Frecuentes”, pero, la sección de la página fue deshabilitada por los desarrolladores de la misma.

También buscamos el token AgroCoin dentro de un explorador de Ethereum, pero solo nos encontramos con el token AgroCoin que pertenece a BitAgro, un proyecto de Estonia que nada tiene que ver con el proyecto presentado por Domenzain. El hecho de que el Contrato Inteligente para el Token de AgroCoin no aparezca en el explorador de Ethereum nos hace suponer que el proyecto realmente no cuenta con un Contrato Inteligente y que, por lo tanto, sea falso que realmente esté en la Blockchain. 

Queda el supuesto negado de que el token esté inscrito en otra plataforma que no sea Ethereum, sin embargo, evaluando que la fecha en que se presentó el proyecto fue en el 2017, es muy difícil que se haya hecho en otra que no sea la de Ethereum.

Más allá de esta situación, Domenzain hoy está enfrentando juicios de estafa y fraude ante las autoridades mexicanas. Hasta donde se reporta en los medios, ninguno de los poseedores de los tokens de AgroCoin ha presentado una demanda todavía en carácter de víctima por estafa, no obstante, en la medida que el juicio se haga público es posible que se vayan agregando.