A finales de este mes el sector tendrá un diagnóstico certero de cuántos establecimientos no abrirían debido a las afectaciones económicas por la pandemia.

Puebla, Pue. La Red Mexicana de Franquicias en Puebla advirtió que sólo podrán garantizar hasta el 30 de mayo no hacer despidos, ya que en caso de que la emergencia sanitaria continúe, los negocios del sector deberán hacer recortes si no hay facilidades de los bancos para contratar préstamos, por lo que piden al gobierno ser promotor de esa petición.

Francisco Lobato Galindo, presidente del organismo, comentó que las pequeñas y medianas empresas (pymes) requieren del apoyo urgente para subsistir durante la contingencia por el Covid-19.

Comentó que al extenderse el periodo de confinamiento por parte de la Federación, las franquicias ven un panorama más complicado para salir adelante si no hay apoyos, entendiendo que el gobierno estatal no podría apoyar a todos los empresarios.

Indicó que se pondrán en comunicación con las autoridades estatales para hacer la solicitud y haya facilidad de los bancos por prestar dinero en corto plazo, antes de que acabe el mes a fin de tener un colchón para subsistir mientras esperan la reactivación económica.

Abundó que 80% de los 1,900 negocios del sector se encuentran cerrados por la pandemia desde finales de marzo, al desplomarse las ventas, se agudizó la situación por el cierre del primer cuadro de la ciudad para vehículos.

"El riesgo de quebrar varias franquicias es inminente, pero apoyos del gobierno o de bancos darán un 'respiro' al sector, pero se espera más de las autoridades", comentó.

Difícil soportar
Lobato Galindo indicó que los negocios preveían una contingencia larga por el Covid-19, pero tampoco están preparados económicamente para soportar ese tiempo de cierres.

ecordó que alrededor de 5,600 empleados fueron mandados a descansar por las franquicias cerradas, quienes recibieron el pago correspondiente al mes de abril, aunque su mayor ingreso es la propina.

Estimó que de los cierres 50% son cafeterías, 20% negocios de comida rápida y el resto de repostería, de los cuales la mitad se encuentran en la zona metropolitana dentro de plazas y centros comerciales.

Indicó que a finales de abril el sector tendrá un diagnóstico certero de cuántos no abrirían a principios o finales de mayo, debido a las afectaciones económicas por la pandemia.