Una mirada al futuro del sector, la evolución de los precios, qué segmentos se verán más afectados, cuándo se reactivará el mercado…

Reunimos en este artículo las previsiones, tendencias, reflexiones… compartidas por algunas de las franquicias inmobiliarias más importante del país, que nos ayudan a esbozar un retrato del mercado de la intermediación inmobiliaria en el escenario poscoronavirus.

RE/MAX ESPAÑA
Javier Sierra, presidente de REMAX España, profundizaba hace unos días, en la web de la marca, en las consecuencias de la emergencia sanitaria para este sector de actividad, un análisis –como reconocía– hecho con cautela, en un escenario marcado aún por la incertidumbre y donde los acontecimientos se suceden a una velocidad vertiginosa. “Sí esperamos que sea una crisis grave, muy destructiva, y que afectará a todo el año, aunque es previsible que no dure tanto como la crisis anterior. La incertidumbre es aún mucha y todavía es pronto para comparar con otros periodos de crisis”, empezaba por explica uno de los referentes del país en este segmento.

Y en cuanto a las principales consecuencias de la actual crisis tanto a corto como a largo plazo, Sierra detecta ya una bajada de la demanda que está afectando y que se va a traducir en un descenso de compraventas a lo largo del año. “Esto también va a significar un ajuste de precios importante y, por otro lado, mucha gente va a necesitar vender su vivienda. Por tanto, hay mayor oferta, pero menos demanda, menos dinero y lo que auguramos es que esto tenga un importante efecto en la industria inmobiliaria, obligando a muchas inmobiliarias a echar el cierre. Toda crisis es una transformación y, tal y como pasó en la anterior, emergerá una industria inmobiliaria más profesional, en la que solo sobrevivirán los mejores: aquellas inmobiliarias que ofrezcan los servicios más completos, una importante atención al cliente y que cuenten con equipos muy profesionales”. Augura Sierra también que, en los próximos meses, “cuando el mercado baje de precio, será una gran oportunidad para comprar”.

Ya referido a su compañía, ¿cómo está desplegando la central el apoyo tanto a los agentes de la red como a los franquiciados? “Ofrecemos seminarios online todos los días de forma gratuita y nuestro staff sigue a disposición de brókeres y agentes, con un soporte integral. En paralelo, nuestras oficinas están llamando y hablando con sus clientes más que nunca. Si tuviésemos que definir algo positivo de esta situación, es nuestra adaptación a las nuevas tecnologías y sus herramientas, lo que nos permite estar en contacto constante y ofrecer unos servicios completos sin riesgos”.

Y ya para terminar –y de vuelta al mercado en general– qué recomendaciones lanza a los brókeres y agentes inmobiliarios para sobrevivir a esta crisis. “A los agentes les recomendaría que mantuvieran más que nunca el contacto con sus clientes, que aprovecharan para dominar las nuevas herramientas tecnológicas que nos hemos visto obligados a utilizar, que éstas se conviertan en una parte importante de nuestro trabajo en nuestro futuro. A los brókeres y propietarios de oficina, mientras, les aconsejaría que pensaran en fusionarse entre ellos para formar oficinas más grandes y potentes que puedan ofrecer mejores servicios. Creo que entramos en una etapa de consolidación del mercado inmobiliario, lo que significa menos oficinas y más grandes”.

ALFA INMOBILIARIA
Jesús Duque, vicepresidente de Alfa Inmobiliaria, inicia el relato con una reflexión más enfocada en el ámbito personal. “En las semanas que llevamos desbordados por esta pandemia ha salido a flote nuestro verdadero yo. En muchos casos hemos dejado de pensar tanto en nosotros y hemos comenzado a pensar más en los demás. Nos hemos dado cuenta de que podemos vivir con menos y de que no somos invencibles. También que podemos optimizar nuestros recursos, que éramos más flexibles y que teníamos muchas más herramientas de las que pensábamos”.

Ya en el ámbito profesional y de la empresa, Duque subraya que todo el mundo se ha visto obligado a adoptar decisiones de forma ágil, buscar formas de minimizar costes, prever posibles futuros escenarios y soluciones para cada uno de ellos. “Desde nuestra central hemos creado un equipo que ofrece un servicio gratuito a todas las oficinas de la red, para ayudarles a reorientar con éxito el negocio inmobiliario de su agencia. Esta iniciativa se suma a una práctica existente en la compañía desde hace más de una década, que consiste en ayudar al potencial franquiciado a iniciar su actividad durante un semestre, sin necesidad de montar una oficina inmobiliaria. De esta forma, el futuro empresario se asegura que se encuentra en el sector y en la empresa donde realmente se siente seguro, antes de abordar la importante inversión que supone la apertura de una nueva oficina”.

También relacionado con su red, la central trabaja para ayudar a sus franquiciados a mantenerse activos, “pese a esta situación de inactividad”. Para ello, “ya se han aplicado unas bonificaciones en sus royalties mensuales mientras está activo el período de confinamiento de la actividad, que se complementará con otras ayudas financieras, para permitir que las oficinas con dificultades puedan superar el contexto actual”.

CENTURY 21 ESPAÑA
Desde la compañía advierten que, aunque aún es pronto para determinar las consecuencias a escala mundial de la crisis sanitaria sobre el sector inmobiliario, se espera una recesión general a corto plazo que provocará una abrupta caída de la actividad económica. “En el mercado nacional se prevé una regularización de los precios en el mercado, con una relación más equilibrada entre propietarios y vendedores”. Relacionado con esto, Ricardo Sousa, CEO de Century 21 para España y Portugal, añade que “es probable que, debido a la situación económica de los propietarios e inversores, algunos tengan la necesidad urgente de vender para hacer frente a la falta de liquidez, aplicando rebajas para conseguir una venta rápida de sus inmuebles en el corto plazo”.

La crisis sanitaria y económica posterior también se reflejará en el impago de alquileres y la venta de activos inmobiliarios con el fin de recuperar liquidez por parte de empresas y algunos inversores, así como la venta de segundas residencias. “Esta situación provocará la atracción de inversores con liquidez, quienes tendrán acceso a comprar activos con descuento en el corto plazo”, pronostica Sousa. Desde la red prevén que que el sector más afectado dentro del mercado inmobiliario sea el de demanda internacional, “dado que, no sólo en el resto de los mercados europeos e internacionales están viviendo una situación de crisis sanitaria similar, sino que además se han cerrado las fronteras hacia el mercado español”.

Como apuntan otros franquiciadores, un aspecto positivo de la actual situación es el impulso de las herramientas digitales, orientadas no sólo al teletrabajo sino también a seguir estableciendo un contacto permanente y un seguimiento personalizado entre asesores inmobiliarios y potenciales clientes “Hemos registrado una significativa subida en las visitas a nuestras plataformas digitales, así como un importante incremento en cuanto al número de usuarios registrados en la aplicación para dispositivos móviles C21. Esto es un indicador claro de que la demanda se ha detenido en el tiempo pero que, con la superación de la crisis, es esperable que se retome”, plantea Sousa.

Y relacionado con el auge del teletrabajo, esto implicará que “muchas empresas opten por implementar esta metodología de trabajo”. Un fenómeno que “impactará de forma directa en el mercado de las oficinas y, también, en el mercado residencial, con una disminución de la demanda en la búsqueda en el centro de las principales ciudades”.

Para finalizar, en Century 21 recuerdan que el segmento inmobiliario, a diferencia de otras actividades, tiene la capacidad de poder asumir una suspensión temporal de la actividad y retomar entonces los procedimientos de compraventa pendientes. En este sentido, la promoción inmobiliaria –explican– es un negocio con un ciclo largo, de aquí que esté preparada para soportar periodos de entre tres y seis meses con menores ventas. “A partir de aquí, espero una suspensión de las decisiones de compra, pero no una cancelación de las operaciones de compraventa. Aunque el segundo trimestre va a ser difícil, se espera que la situación del sector se reactive en el último trimestre del año y se normalice a principios del 2021”.

COMPRARCASA
En la franquicia se fijan en factores como la bajada de los precios. “Esta crisis obligará a muchos a tener que rebajar los precios de sus viviendas y adaptarlos a las nuevas circunstancias. Se habla de caídas entre el 10% y el 15%, aunque quizá aún es pronto para hablar de porcentajes, pues esto variará en función de la profundidad y duración de esta crisis”. En paralelo, destacan el boom de las herramientas tecnológicas. “Este periodo de confinamiento ayudará a dar el salto tecnológico que necesita el sector”. El segmento más afectado, por otro lado, pronostican que sea el de vivienda nueva. “Aquellas constructoras que tenían sus obras –y las ventas– avanzadas verán retrasarse sus entregas e incluso podrían verse afectadas por cómo afecta el paro a sus compradores. Pero aquellas que pueden verse más perjudicadas son aquellas que estaban comercializando sobre planos y que pueden sufrir más cancelaciones e incluso que el proceso de construcción se paralice”.